Vidal Santiago Díaz, El Barbero Que Paralizó a Puerto Rico en 1950 (Segunda Parte)

 Por: Wilmer Jobeth Fernández |  Salón Boricua


Antes de continuar con la segunda parte debes leer: Vidal Santiago Díaz, El Barbero Que Paralizó a Puerto Rico en 1950 (Primera Parte)

Un 1ro de enero de 1910, nació en Aguas Buenas un puertorriqueño desconocido para muchos y muchas boricuas. Un barbero de profesión, un patriota de corazón llamado Vidal Santiago Díaz. Dueño de una barbería llamada “Salón Boricua” en 1950, lugar que defendió ante 40 oficiales armados de la Policía Insular y la Guardia Nacional durante la Insurrección Nacionalista en 1950. Según Miní Seijo Bruno, en su libro "La Insurrección Nacionalista en Puerto Rico - 1950", cada vez que se ha investigado sobre el barbero Vidal Santiago, los nacionalistas indicaban que el mismo don Pedro Albizu Campos dijo que Santiago se había comportado como un héroe.

 

Luego de publicar la primera parte de esta historia, decenas de boricuas nos comentaron en las redes sociales y por mensaje sus reacciones. No era una sorpresa para nosotros, ya que para muchos era la primera vez que leían sobre este épico suceso. Lo que encierra el nombre “Salón Boricua” es mucho más que una historia de valentía y amor por nuestra patria puertorriqueña. Es símbolo de resistencia en una época donde la lucha por la independencia era sistemáticamente prohibida, nuestra bandera (la bandera de Puerto Rico) e himno eran considerados ilegales y se cuestionaba la legitimidad de la Ley 600, que "autorizaba" a los puertorriqueños a redactar su propia constitución por parte del Congreso de los Estados Unidos. Sin embargo, en esta segunda parte nos vamos a enfocar en concluir la parte del Tiroteo en Salón Boricua, un poco explicar lo que pasó después del suceso. Esperamos continuar aclarando algunas lagunas históricas que tenemos sobre la interesante y poco conocida vida personal de Vidal Santiago Díaz.



¿Qué sucedió luego del Tiroteo en la Barbería el 31 de Octubre de 1950?

Mientras sacaban el cuerpo herido de Vidal para transferirlo al hospital, más de treinta disparos, se sintieron a los alrededores de Salón Boricua (barbería), sin saberse su procedencia. La Policía Insular y la Guardia Nacional entraron y registraron la barbería en su totalidad. Encontraron en el interior de la barbería un maletín de mano, con documentos pertenecientes al Partido Nacionalista. Es importante destacar, que la barbería en su segundo piso, funcionaba como oficina para la Junta Local del Partido Nacionalista en Barrio Obrero. Una carta firmada por el propio Vidal Santiago Díaz, fechada el 4 de agosto de 1949 también se encontró entre los escombros. Simultáneamente, ocurría el Ataque a la Fortaleza, al Correo Postal y varias calles en Barrio Obrero, en la Tapia y la Loíza. La Guardia Nacional tuvo que ubicar oficiales en puntos estratégicos del Barrio para lograr calmar los ánimos en la zona. San Juan estaba “caliente”, sumada también una fuga de presos el 28 de octubre que ya tenía preocupadas a las autoridades, a los medios de comunicación y por consiguiente, a la ciudadanía en Puerto Rico.

 

Ramón Medina Ramírez autor del libro “El Movimiento Libertador en la Historia de Puerto Rico” pasó un tiempo en prisión junto a Vidal Santiago Díaz. Medina tuvo la oportunidad en aquel entonces, de conversar con Vidal, y recalcó, que este “solo recuerda como se produjeron los hechos al comienzo, por que del final, él (Vidal) no sabe nada.” Recordemos que Vidal fue herido de gravedad en distintas partes de su cuerpo, incluyendo sus manos, de las cuales perdió algunos dedos.

“Ese día, final del mes (31 de octubre) lo tenía destinado para visitar a sus padres como lo acostumbraba todos los meses, en unión de toda la familia. pero por no sentirse bien, decidió pasarlo a dieta, sin tomar más alimento que algunos vasos de jugo y estarse acostado toda la tarde. Además, le preocupaba la suerte del Dr. Pedro Albizu Campos, al cual le estaban tiroteando la residencia y se rumoraba que iban a cortar el agua y la luz para obligarlo a salir y asesinarlo en la calle. Con ese motivo, había telegrafiado al Procurador General Géigel Polanco, ofreciéndole servir de intermediario, si lo que se pretendía era el arresto de Albizu Campos. Para aguardar la contestación de su telegrama y descansar un rato, le rogó a su esposa que fuera ella con los niños a la acostumbrada visita y que él iría más tarde a recogerla”

- Ramón Medina Ramírez

Fotografía de Vidal Santiago Díaz junto a Enrique Ayoroa Abréu, detenidos y arrestados en el Tribunal de San Juan. Foto original publicada en el periódico El Mundo. Nótese las manos de Vidal. (1950)

Una vez fuera del hospital, Vidal Santiago Díaz fue juzgado y encontrado "culpable". Tenía que cumplir una sentencia de 18 años y medio en la cárcel. Se le acusaba, además de violar la Ley 53 (Ley de Mordaza), por dos muertes, la del niño repartidor de periódicos, Nicolás Santiago y la de Onofre Mercado Pagán, un civil que corría para buscar balas para uno de los policías durante el enfrentamiento. Esto ocurrió a pesar de que los periódicos y otros medios habían reseñado que las muertes habían sido ocasionadas por la Policía Insular y la Guardia Nacional, no por Santiago Díaz.

 

Fotografía de Policías Insulares mostrando "banderas nacionalistas" ocupadas en Ponce. (1950)

 Luego de cumplir dos años de sentencia, fue indultado en 1952 por el entonces gobernador Luis Muñoz Marín, quien irónicamente poco tiempo antes había izado la “bandera nacionalista”. La misma bandera que fue considerada ‘ilegal’ desde 1948, ahora era la bandera oficial del “Estado Libre Asociado de Puerto Rico”. Recordemos que, nuestra monoestrellada, fue el símbolo oficial del Partido Nacionalista de Puerto Rico por muchos años, es por eso, que a menudo se referían a ella como la “bandera nacionalista”. Pero siempre se trató de la bandera de Puerto Rico, creada por Antonio Vélez Alvarado en 1892, adoptada en 1895 en el Chimney Hall, Nueva York por grandes patriotas como Pachín Marín, Arturo A. Schomburg, Julio J. Henna, entre otros.

 

A pesar de haber perdido varios dedos en sus manos, Vidal Santiago continuó trabajando como barbero un tiempo más. Cuenta el artista-pintor Vicente Ydrach (padre de Chente Ydrach) en una serie comentarios públicos [transcritos para propósitos del blog], sus memorias junto a Vidal Santiago en la década de los 60.

“Fue mi barbero en calle Cuevillas. Hotel Capitol de Miramar en los 1960’s”. Añade: “Te cortaba (el) pelo con tijeras y le faltaban tres dedos”... “Él nunca mencionaba el asunto en aquella barbería pero todos sabíamos lo ocurrido y lo respetábamos.”

- Vicente Ydrach, padre

 

 

Según comentarios de otros usuarios en Facebook, existen también al menos dos entrevistas televisadas, realizadas a Vidal Santiago Díaz luego del suceso en Salón Boricua. Una de esas entrevistas fue realizada por parte de José Miguel Agrelot (Don Cholito) en uno de sus programas y la otra por el conocido actor y productor puertorriqueño, Tommy Muñiz. Esta última, aparentemente rompió récords de audiencia en la Televisión Boricua. Esperamos confirmar estos datos y conseguir acceso a las mismas en un futuro no muy lejano, pues no cabe duda, que la figura de Vidal Santiago Díaz ha sido una olvidada en nuestros libros de historia nacional.

 

Milagrosamente, Vidal Santiago Díaz sanó sus heridas con el tiempo, quedando cicatrices en su cuerpo, entre otras complicaciones de salud que le acompañaron los siguientes años. Vidal más adelante se dedicaría a su familia y entregaría el resto su vida a la religión, llegando a ser ministro del Evangelio. Vidal abandona nuestro mundo terrenal en marzo del año 1982. Hasta el último de sus días tuvo un plomo de bala incrustado en su frente. Dejando para siempre el recuerdo de lo que consideramos uno de los sucesos más impactantes, sin embargo olvidado en la historia de nuestro país. Tenemos mucho por hacer, pero aún queda mucho más por aprender y descubrir.  

 

Fuentes y Referencias:

  • Purcell, José. (Marzo 1979) Serie Periodística: La Revuelta Nacionalista. El Vocero de Puerto Rico.
  • Bruno, Miñí Seijo. (1989) La Insurrección Nacionalista en Puerto Rico, 1950. Editorial Edil.
  • Rosado, Marisa. (1991) Las Llamas de la Aurora. Editora Corripio.
  • Ayoroa Santaliz, José E. (2009) Contracanto Al Olvido: Patriotas. Mariana Editores.
  • Denis, Nelson A. (2015) Guerra Contra Todos Los Puertorriqueños. Nation Books.

15 comments

wkcgfTHU

txXLWpmaAcdzq

eGzoAyEKmkbpMNf

TeISbqzxvAPDhRc

EQrIBhvNZcWaepwo

znSuZORAIb

CaziPgxhbHjsMcFq

JBUwSjlAeCiFrtD

vexiIrmkwgqCT

LyNoxiGw

fwDRghvqWbO

OYfdugxFz

Alexander

Y esp nadie menciona El borbandeo a utuado que dejaron Los cadaveres en la Calle y lla sangre bajaba por Las cunetas no El abuso contra Los estudiantes en San jua mi mama rip fue una de las arrestadas y por SI no saben a Los policias Les dieron ordenez de tirar a MATAR SI te veian cara de nacionalista te mataban

Roberto Rivera

Yo recuerdo de niño oír la transmisión del suceso por la radio, recuerdo la desesperación por la razón que mi papá llevaba pescado para vender en S.J. y tengo familiares que vivían en el área y todavía residen allí. Para mí fue un suceso traumático pensé en mi mente de niño que ML papá había muerto en el tiroteo. El día más feliz de mi vida fue el día que lo ví regresar

Guillermo Hernández quiñones

A finales de los 60 tuvo una barberia en Villa Contessa Bayamon y me recortaba y escuche muchas historias, si mi mente no me falla tambien lo vi en el programa de Quiñones Vidal.

María Martinez

Como comento Evangelista Villegas, lo conocí en Santa Juanita en Bayamon, utilizaba el transporte público y todos comentaban porque era impresionante la cicatriz de la bala que tenía en su frente, yo era una niña, pero mi padre me contó sus hazañas en su lucha por defender nuestra isla del imperio yanki.

Evangelistavillegas

Tuve el honor de conocerlo en la urb. Santa Juanita, en Bayamon, yo tenía como 14 años y el tenía una barbería en la avenida. Ya estaba en la religión y a veces nos contaba algo de su pasado

Carlos m. Hernández de jesus

Excelente historia me perdí la primera parte cuando puedas me la envías gracias

Ernesto Delgado Betancourt

Recuerdo haber escuchado por la radio el tiroteo de la policía hacia la barbería. Don Santiago demostró el valor de un gigante. Milagrosamente salió con vida. También lo vi en una entrevista en TV y era sorprendente su sentido del humor.

José A Rivera

Gracias que poco sabemos de nuestra historia

Javier Santiago Lucerna

Saludos. Soy nieto de Vidal. Mucho de lo que dices es correcto. El programa de Tommy Muñiz fue el único que alcance a ver. Aún recuerdo la última vez que me recortó. Si quieres escribe y entre el resto de la familia llenamos algunos blancos.

Leave a comment